Salud

Equipos multidisciplinarios del Hospital Dr. Fricke trabajan en la prevención y control de enfermedades cardiovasculares

Kinesiólogos, nutricionistas y fonoaudiólogos son parte de los profesionales que trabajan en la prevención y rehabilitación de pacientes con patologías cardiovasculares.

Más de 800 pacientes anuales atiende el Servicio de Cirugía Cardiovascular del Hospital Dr. Gustavo Fricke SSVQ, que se ha destacado a lo largo de los años por el trabajo que ha desarrollado en torno a los trasplantes de corazón y la rehabilitación de pacientes en materia cardiovascular, siendo referente nacional en trasplantes cardiacos. Este importante rol se basa en un trabajo multidisciplinario, de manera de poder entregar una atención integral y de excelencia a los pacientes que acuden al Hospital viñamarino por una cardiopatía de complejidad.

El Dr. Ernesto Aránguiz, Jefe de Servicio de Cirugía Cardiovascular del Hospital Dr. Gustavo Fricke comentó que “nosotros creemos en el trabajo en equipo. No es factible esta actividad desde el punto de vista exclusivamente, unipersonal o uniprofesional. La verdad es que convivimos con mucha alegría, no solamente grupos de médicos de distintas especialidades, sino además profesionales en el área que son fundamentales: nuestras enfermeras, nuestros TENS, nuestros kinesiólogos, la nutricionista, todos en general, incluso el personal administrativo, es muy importante para poder realizar esta tarea. La única forma de conseguirlo es con un trabajo en equipo eficiente”.

Para el Dr. Aránguiz, “la ventaja de trabajar en un Hospital donde existen y confluyen todas las especialidades, es que podemos convivir muchos especialistas, pues siempre hemos visto que este trabajo no se puede hacer de otra manera, que esta es la forma correcta, y seguiremos pensando de la misma manera, porque es lo que rinde fruto y de la participación de todos nace realmente el resultado de excelencia”, aseguró.

Nutrición como parte del tratamiento

 

Lizette Melo, nutricionista y Coordinadora del Área Clínica del Servicio de Alimentación y Nutrición del Hospital Dr. Gustavo Fricke se refirió a la importancia de la alimentación en la prevención y cuidados de los pacientes que padecen patologías cardiovasculares indicando que “nosotros tenemos que hacerle entender al paciente que la alimentación es parte de su tratamiento, así como los fármacos que le indican los médicos. Ellos se tienen que cuidar con la comida, y la educación que nosotros le damos nos enfocamos en eso, en que el paciente entienda que la alimentación no es algo que ellos puedan optar tomarla o no, tiene que ser parte de su tratamiento”.

Según Lizette Melo, “para prevenir problemas cardiovasculares lo más importante es mantener una alimentación saludable y eso mantenerlo en el tiempo, no tenerlo como una dieta, sino que aprender a comer. Incluir legumbres, frutas, verduras, tres porciones de verduras o frutas, carnes magras, tomar agua, evitar la fritura y cuando ya están con la enfermedad, hacer hincapié en que tomen el tratamiento nutricional como parte de su tratamiento médico, los fármacos van a la misma altura que el tratamiento nutricional, y eso lo deben seguir”, reiteró.

Rehabilitación pre y post operatoria en UCI Cardiovascular

 

Por su parte, el kinesiólogo Marcos Silva explicó el trabajo realizado en torno a la rehabilitación en materia cardiovascular en la Unidad de Cuidados Intensivos del Hospital Fricke, señalando que “nuestro trabajo consiste en el abordaje del paciente desde un punto de vista integral de la rehabilitación. Tanto en el período pre operatorio como post operatorio, consiste más que nada en que el paciente vuelva a desempeñarse en sus actividades de la vida diaria como lo hacía previamente a la operación cardiovascular”.

Marcos Silva comentó además que “lo previo es  que en el Servicio de Cirugía Cardiovascular, se realiza una intervención, que es de educación del paciente, se le cuenta más menos en qué consiste la operación, se le dan algunos tips de ejercicios previos y que vamos a realizar después de la operación, y tratar de bajar también un poquito la ansiedad de todo lo que representa el tema de la operación en sí para el paciente. Posteriormente, consiste en tratar de avanzar en el “weaning ventilatorio” (que es el retiro progresivo del soporte ventilatorio) con el paciente y también, desde el punto de vista motor, volver a la funcionalidad que teníamos previamente, dentro de lo posible dependiendo del cuadro clínico del paciente”.

Malena González del Pino
Periodista
Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba

Bloqueador de anuncios detectado

Por favor, considere ayudarnos desactivando su bloqueador de anuncios