Cambio Climático y el Agua en Chile

Avanza la primera granja china en Chile

Con la idea de generar reciprocidad con el centro demostrativo que tiene Chile desde hace 20 años en ese país, se inició un proyecto de diez hectáreas en la Región de Ñuble a cargo de Fedefruta, que busca compartir experiencias e investigación, y mostrar nuevas especies y tecnologías de los asiáticos.

Hace más de veinte años, a unos 60 kilómetros de Beijing, Chile inició la Granja Demostrativa Chile-China, el único proyecto bilateral de este tipo que existe en ese país, con la idea de mostrar las especies que se producen en Chile, sus variedades, y las tecnologías y sistemas de manejo más utilizados.

Desde esa época existía la inquietud de instalar una granja ‘espejo’ en Chile, para lo cual se estudiaron distintos proyectos, tanto en la Sociedad Nacional de Agricultura (SNA) como en el INIA, que no prosperaron.

Sin embargo, en medio de una visita realizada por el ministro de Agricultura Antonio Walker a China en 2018, el interés reapareció por parte de las autoridades asiáticas y se retomó la idea de desarrollar una granja en Chile, la que recientemente se concretó con el nombre de Open Farm, en San Nicolás, en la Región de Ñuble.

Se trata de un proyecto de diez hectáreas presentado en noviembre de 2018 por Fedefruta al Ministerio de Agricultura, que se instalará en el fundo San José de Bellavista, perteneciente al SAG y que se entregó en comodato a Fedefruta por 25 años.

En ella se pretende traer tecnología agrícola china, cultivos de hortalizas y de algunas variedades de frutales, además de desarrollos asociados a la agricultura de precisión y maquinarias.

‘La iniciativa busca profundizar las relaciones comerciales de las exportaciones hortofrutícolas, además de desarrollar una tecnología 4.0 en diversas variedades de frutas y hortalizas’, señala el director nacional del SAG, Horacio Bórquez.

El proyecto fue desarrollado por el estudio de arquitectos Bauer Projects y se espera que la ejecución comience el próximo año, ya que la partida se vio retrasada por el coronavirus, porque las autoridades del Ministerio de Agricultura chino no han podido visitar el lugar y especificar sus requerimientos, para definir el monto de inversión total, que provendrán de los ministerios de ambos países.

Hasta ahora, las instalaciones consideran edificios técnicos asociados a diferentes zonas de plantación, un hotel, un centro de convenciones y áreas recreativas.

‘Chile es el único país del mundo que tiene una granja demostrativa en China y ha sido una embajadora para la fruticultura nacional. Para los chinos, el concepto de reciprocidad es muy importante, porque les interesa mostrar su cultura y la forma en que hacen las cosas, además de los temas técnicos que también son relevantes, por lo que es una gran oportunidad’, dice el presidente de Fedefruta, Jorge Valenzuela.

Ñuble es clave

La decisión de construir la granja demostrativa en la Región de Ñuble no es casual. El presidente de Fedefruta asegura que es una zona que en las próximas décadas se convertirá en un eje clave para la fruticultura chilena.

‘Desde la Región de Ñuble al sur la fruticultura ha cambiado y está avanzando, por lo que tener un campo en una zona que es un punto central para la fruta y que probablemente en cinco o diez años se va a transformar en un eje aún más central, es también avanzar en especies y variedades que dan la posibilidad de producir en el sur’, afirma Jorge Valenzuela.

En ese sentido, adelanta que el proyecto también considera utilizar las otras 50 hectáreas cedidas en comodato por el SAG a Fedefruta para plantar diferentes especies y variedades que ya están presentes en esa zona y en otras regiones de Chile, para mostrar su comportamiento y sistemas de manejo.

‘Otro de los objetivos nuestros es ir plantando nuevas especies para la zona, como los almendros, que nunca se ha pensado plantar desde Paine al sur, con un huerto plantado en alta densidad, con estándares técnicos altos y nuevas variedades, para que los productores puedan ir a mirar, conocer sus manejos y aplicarlo en sus campos si se deciden a plantarlos, y lo mismo pensamos hacer con berries, cerezos, nueces y otras especies’, detalla.

También se pretende potenciar la producción de hortalizas dentro de la granja china, con especies nuevas y otras ya conocidas, sobre todo las que se pueden producir dentro de invernaderos, y especies frutales que no se cultivan en Chile.

‘Hay que hacer muchos análisis antes, pero eventualmente se podrían cultivar acá frutas como el jujube y parte de la enorme gama de variedades de kiwis que existen en China, junto con otras especies’, dice Jorge Valenzuela, ya que Fedefruta será el operador agrícola del proyecto.

Dudas locales

La partida de la granja Open Farm ha generado críticas en parte de la comunidad de San Nicolás, ya que hasta hace un par de semanas, cuando se lanzó el proyecto con la presencia del ministro de Agricultura y autoridades regionales, la iniciativa era desconocida.

La inquietud surgió porque el predio del SAG ya había estado comprometido con otro proyecto a cargo de Indap, lanzado en 2017, en el que se entregarían los terrenos para que jóvenes agricultores locales desarrollaran un polo agroecológico y un centro de aprendizaje enfocado en la agricultura familiar.

De hecho, un movimiento de defensa de las comunidades agroecológicas de San Nicolás envió una carta al embajador de China en Chile en contra del proyecto.

‘Se solicita desistir de la instalación de la Granja China de agricultura intensiva con grandes agroexportadoras de frutas en la comuna de San Nicolás, debido a la férrea oposición de organizaciones territoriales, gremiales y ambientales, ya que el proyecto atenta contra las comunidades rurales agroecológicas’, indica la carta.

En cuanto a la entrega de los terrenos, pese a ser propiedad del SAG, el director nacional del organismo afirma que es Indap quien debería aportar los antecedentes.

Fuentes cercanas a la iniciativa afirman que el comodato entregado a Indap habría vencido el año pasado, por lo que el predio volvió a manos del SAG, lo que permitió llevar adelante la granja.

‘Como Fedefruta no estábamos al tanto de esa situación local y compartimos la inquietud, pero se trata de un campo de más de 400 hectáreas, donde la granja solo utilizará 10 hectáreas y también existe otro comodato de siete hectáreas para la Municipalidad de San Nicolás para construir un centro deportivo, por lo que creemos que en la medida que se reúnan distintos proyectos agrícolas, agroecológicos e ideas nuevas, va a ser mejor para la región’, dice Jorge Valenzuela.

Recuadro

10 hectáreas tendrá la granja demostrativa, considerando edificios de investigación, un hotel y un centro de convenciones.

2023 sería la fecha para comenzar a funcionar, con Fedefruta como operador agrícola.

Fuente
portal.nexnews.c
Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba

Bloqueador de anuncios detectado

Por favor, considere ayudarnos desactivando su bloqueador de anuncios